Retenedores tras tratamientos de ortodoncia

Dentro de nuestros casos de ortodoncia en nuestra clínica, una gran parte son retratamientos. En la palabra “retratamientos” nos referimos a todos los pacientes que se sometieron a un tratamiento de ortodoncia en el pasado pero no siguieron los protocolos de retención adecuados. Por ello es fundamental, al finalizar el tratamiento colocar retenedores.

El no seguir esas pautas hace que los dientes se vuelvan a montar unos sobre otros, especialmente en el sector anteroinferior, y esto hace que los pacientes acudan a nuestra clínica a buscar una solución que les devuelva la situación original de sus dientes bien alineados.

En el pasado, a la retención no se le concedía la importancia que se le otorga actualmente.

Hay pacientes que no son conscientes de su importancia y no se toman en serio su uso. Sin embargo, hoy en día sabemos que la retención es una parte más de todos los tratamientos de ortodoncia, tanto en los que utilizamos brackets como en los que no.

 

¿Qué son los retenedores y para qué los colocamos?

Los retenedores son los aparatos (fijos y removibles) colocados al finalizar el tratamiento. Tienen como objetivo que los dientes no vuelvan a la posición inicial que tenían antes de la ortodoncia.

 

La colocación de retenedores es la única manera eficaz de asegurar la estabilidad de los resultados conseguidos tras un tratamiento de ortodoncia.

 

Debemos partir de la base de que los dientes tienen una tendencia natural a moverse, por lo que es necesario ponerles un “freno” que mantenga la posición conseguida con el tratamiento de ortodoncia.

Como hemos mencionado anteriormente, en caso de no seguir los protocolos de retención, los dientes volverán a descolocarse.

Retenedores fijos y removibles

    • Retenedores fijos: son en unas finas barras de alambre trenzado que se colocan de colmillo a colmillo en la arcada inferior y de lateral a lateral o colmillo a colmillo en la arcada superior según el caso. Estos retenedores se pegan a la cara interna de los dientes con composite.

      retenedores

      Los dos tipos de retenedores

 

    • Retenedores removibles (Essix): son unas férulas transparentes (muy similares a las de la ortodoncia Invisalign) que se pueden retirar de la boca y se colocan en ambas arcadas.

 

Los retenedores fijos son colocados el mismo día que finaliza el tratamiento de ortodoncia (es decir, cuando retiramos los brackets o el último alineador de Invisalign). De esta manera, nos aseguramos de que tus dientes ya tengan ese tope, que evitará que se desplacen de nuevo.

Ese mismo día, tomaremos unos moldes para crear tus retenedores removibles a medida. Unos días más tarde, cuando los essix ya se han diseñado, te los probaremos y entregaremos para que empieces a utilizarlos.

Por norma general, en la arcada superior colocamos Essix y en la arcada inferior la retención fija.

 

¿Cuánto tiempo tengo que usarlos?

Generalmente, aconsejamos a nuestros pacientes utilizar los retenedores de manera permanente para evitar movimientos indeseados.  Sin embargo, esto no supondrá ningún inconveniente para que desarrolles una vida normal, mucho más cómoda que cuando llevabas ortodoncia.

Los retenedores fijos, la barra de alambre trenzado es tan fina que no se nota, es invisible a los ojos de los demás, no incomoda a la lengua y no interfiere en el habla.

En el caso de los essix, el tiempo de uso va disminuyendo a medida que pasan los meses. En un principio los llevarás todo el día (esta fase en  líneas generales suele ser de 6 meses) excepto para comer y cepillarte los dientes y poco a poco iremos reduciremos el tiempo pautado para que los lleves únicamente por la noche.

Sin embargo, a pesar de estas consideraciones generales, la decisión definitiva sobre cuánto tiempo deben usarse los retenedores le corresponde al ortodoncista. Éste tendrá que valorar determinados factores de manera individual para establecer lo más adecuado para cada paciente en función de la posición inicial de los dientes, la oclusión o si la persona está en periodo de crecimiento.

 

 

Cuidado y mantenimiento

Los retenedores fijos no se pueden retirar para limpiar. De esta manera, deberás pasar el cepillo alrededor de la barra para evitar la acumulación de depósitos en la zona.

En nuestra clínica te indicaremos, además del cepillado habitual, qué otros métodos podrás utilizar, como por ejemplo los cepillos interproximales o el Superfloss.

 

En cambio, los retenedores removibles deben ser limpiados con un cepillo, agua tibia y jabón a diario. Además, es recomendable diluir las férulas en agua con una pastilla especial para prótesis dentales de vez en cuando. El cepillo os lo suministraremos nosotros.

 

En las visitas periódicas, revisaremos que los retenedores estén adheridos correctamente en el caso de los fijos, y que no produzcan ninguna rozadura ni ninguna clase de molestias en el caso de los removibles.

Deja un comentario